ini_set('display_errors', TRUE); error_reporting(E_ALL); Problemas de eliminación en felinos
Tools
Login

Vet Brands International - Pet and Veterinary Product Sales

You are here: Home
Thursday, 21 Aug 2014

Problemas de eliminación en felinos

E-mail Print PDF

Los problemas de eliminación (principalmente micción, aunque también puede ser defecación) son el tipo de desorden conductual más frecuente en el gato doméstico; sin embargo, los problemas de agresión están siendo de alta presentación en esta especie en la actualidad. Alrededor del 80% del total de consultas de comportamiento se deben a este problema y tres pueden ser las causas principales: un problema orgánico (como por ejemplo cistitis intersticial), marcaje urinario y micción inadecuada.

Para entender esto primero debemos conocer la conducta normal de eliminación en un felino . Esta conducta se adquiere a partir de la cuarta semana de vida, comprende una secuencia compleja de movimientos y depende de estímulos táctiles. Es importante saber además que la postura adoptada para la micción no es sexualmente dimórfica y tanto hembras como machos agachan el tren posterior para orinar.

La conducta de eliminación tiene una fase apetitiva en la cual se elige el sustrato a utilizar, hay olfateo, flehmen y movimientos con las extremidades (por ej., excava con los miembros anteriores) y luego se presenta la fase consumatoria en la cual se produce la micción y lo normal es que el gato baje el tren posterior (en cuclilla).

Frente a un paciente que presenta problemas de eliminación debemos realizar un protocolo diagnóstico. Primero hay que descartar una causa orgánica y es por esto que debemos realizar un examen físico exhaustivo y estudios complementarios como una ecografía abdominal, un examen de orina completo y un análisis coprológico general (en el caso que se afecte la defecación). Debe descartarse principalmente la enfermedad de vías urinarias bajas (FLUTD) ya que a veces este cambio en la conducta de eliminación es el primer síntoma que presenta nuestro paciente.

Luego que descartamos un problema orgánico, debemos diferenciar marcaje urinario de micción inadecuada. Para esto evaluaremos distintos criterios como la postura al momento de la micción, la localización de la orina, la cantidad de orina eliminada, el uso concomitante de la caja de arena, frecuencia de limpieza de la bandeja sanitaria, etc.

También puede darse la defecación inadecuada, pero es menos frecuente. El protocolo de diagnóstico es muy parecido: descartar causas orgánicas, un problema de marcaje o de preferencias. Es importante tener en cuenta que los gatos raramente utilizan las heces para marcar.

Cuando estamos frente a un dueño que tiene muchos gatos y no sabe cuál es el que tiene el problema debemos identificar al “culpable”. Para esto podemos utilizar fluoresceína en forma oral a razón de 0,5 ml/gato y luego colocaremos la lámpara de Wood sobre el spot de orina para ver si fluoresce y así poder identificar al gato. Si es problema de defecación inadecuada podemos usar lápiz de cera (crayón) no tóxico de un color x y darlo vía oral (molido) y de esta forma el color se eliminará por las heces.

Posteriormente debemos realizar una buena semiología comportamental en la cual hay que tomar en cuenta:

  • Sexo: el marcaje urinario es más frecuente en machos que en hembras.

  • Ambiente social: relación entre el gato y la familia y otras mascotas.

  • Patrón de eliminación: postura, localización y cantidad.

  • Inicio del problema: si se ha presentado siempre probablemente sea falta de aprendizaje, o si es reciente y los dueños comentan que el gato se ha vuelto desaseado, probablemente sea un problema de marcaje o micción inadecuada. Si el problema aparece después que el propietario cambió la bandeja sanitaria de lugar o cambió el sustrato puede ser aversión.

  • Perturbaciones ecológicas: realización de castigos dentro de la caja de arena, sobrepoblación de gatos ya que si hay más de 10 gatos existe casi 100% de posibilidad de marcaje, cambios en el ambiente como la llegada de un bebé o aversión adquirida a la caja de arena, por ejemplo después de presentar un episodio de FLUTD.

Una vez realizado el diagnóstico procedemos a indicar el tratamiento para cada tipo de problema (marcaje o micción inadecuada), al cual nos referiremos al explicar cada uno a continuación.

El pronóstico para cualquiera de los dos problemas va a depender de la duración que tengan (mientras más crónico más difícil tratarlo), sexo (los machos presentan mayor tendencia al marcaje), número de gatos en la casa (mientras más gatos mayor es el problema), capacidad de controlar el estímulo que genera el problema, temperamento del paciente (un gato nervioso es más difícil de tratar) y coexistencia de un problema médico que pueda exacerbar el trastorno o complicar su tratamiento.

Marcaje urinario

El marcaje es una conducta de comunicación normal entre gatos. Es un comportamiento sexualmente dimórfico, por lo tanto resulta más frecuente en machos enteros por efecto activador de las hormonas sexuales (andrógenos). Sin embargo, las hembras en celo también pueden presentar esta conducta. El marcaje también está influenciado por diversos factores como:

  • Estrés: por ejemplo, cuando un gato se encuentra en un ambiente desconocido, hay cambios en su entorno o en la rutina, cuando llega un nuevo integrante a la familia (ya sea persona u otra mascota). Todo esto lleva a que desarrolle ansiedad, lo que aumenta la probabilidad de marcaje con orina.

  • Estímulo de otros gatos. Ya sean estímulos olfativos y/o visuales; por ejemplo en época reproductiva las hembras de una casa van a entrar en celo y van a comenzar a llegar machos desde otras casas, por lo que el macho residente comenzará a marcar para evitar la confrontación con los otros gatos. En el caso de alta densidad poblacional felina en un ambiente, también se aumenta la probabilidad de presentación del marcaje urinario, de hecho en grupos de más de 10 gatos la probabilidad de presentación es de un 100%.

  • Feromonas faciales: al disminuir sobre un 70% el marcaje facial comienza a aparecer el marcaje con orina.

La postura más común es de pie con los miembros posteriores extendidos, la cola en posición vertical y puede haber temblores de ésta (a veces también pueden marcar en cuclilla).

La localización de la orina generalmente es en superficies verticales y la cantidad de orina es pequeña (a veces también pueden marcar superficies horizontales). Además, en los casos de marcaje, la orina se suele encontrar en lugares en los que el gato percibe el olor de otros gatos (en cambio, si la orina se encuentra cercana a la bandeja sanitaria probablemente sea un problema de micción inadecuada por aversión).

El gato generalmente continúa utilizando la bandeja sanitaria de forma normal (en la micción inadecuada no la utiliza o lo hace con menos frecuencia, o no realiza la secuencia de movimientos).

Algunos autores también mencionan que el marcaje se caracterizaría por pequeñas cantidades de orina en distintos lugares (en la micción inadecuada sería una mayor cantidad de orina en un solo lugar).

Tratamiento

  • Castración: es el más común y disminuye en un 80% rápidamente el problema y en un 10% en forma más gradual, por lo tanto tenemos un 90% de eficacia. No se altera la respuesta al tratamiento si éste se realiza antes o después de que haya presentado la conducta de marcaje.

  • Administración de ansiolíticos: sólo en casos de ansiedad. Podemos utilizar buspirona que tiene un 55% de eficacia, clomipramina que tiene un 75% de eficacia o benzodiacepinas que tienen 55-75% de efectividad, pero con una alta recidiva (91%). Debemos recordar que las benzodiacepinas se eliminan conjugadas con el ácido glucorónico y esta vía metabólica es menos efectiva en el gato.

  • Terapia feromonal: se indica cuando hay perturbaciones ecológicas. Se utiliza el análogo sintético de la fracción F3 de la feromona facial (Feliway®) ya que tiene un efecto inhibidor sobre el marcaje urinario y además provee de un ambiente más tranquilo (fig. 2). Tiene sobre un 90% de eficacia. Se realiza el tratamiento al menos por 1 mes y a medida que el gato comienza a marcar en forma facial se comienza a retirar la feromona.

  • Modificación ambiental: reducir los conflictos entre gatos, enriquecer el ambiente, limpiar las zonas de marcaje y hacerlas poco atractivas (usar detergente enzimático).

Eliminación inadecuada

Es la falla en el uso de la bandeja sanitaria. Las causas principales son tres:

  • Aversión al sustrato

  • Aversión a la ubicación de la bandeja

  • Preferencias

Debemos evaluar el uso de la bandeja sanitaria: un gato normal ocupa un 60% del tiempo en la bandeja cubriendo sus heces, en cambio un gato con problema lo hace sólo en un 30%. Un gato normal ocupa una mayor cantidad de tiempo escarbando, cubriendo y oliendo. Cuando no les gusta la bandeja sanitaria algunos gatos no cubren sus heces u orina, no rascan la arena después de orinar o sacuden sus extremidades.

La aversión comúnmente se genera por dolor (en casos de FLUTD el paciente asocia el dolor durante la micción con la bandeja sanitaria), en gatos que presentan poliuria y se mojan las extremidades al orinar en la bandeja lo que les molesta, aquellos con artritis les cuesta poder entrar dentro de la bandeja, por castigos efectuados dentro de la bandeja sanitaria, experiencias desagradables (el perro de la casa molesta al gato mientras éste orina) y la más importante de todas que es la falta de higiene.

Si la bandeja sanitaria se ubica en un lugar concurrido dentro de la casa o de fácil acceso para niños u otras mascotas (que puedan molestar a nuestro paciente durante la micción) también se genera aversión.

La preferencia del sustrato se debe a la sensibilidad táctil (el gato escoge un sustrato que le agrada) y al aprendizaje. La arena que más les gusta a los gatos es la fina aglutinante (90%).

Otra causa importante de aversión al uso de la bandeja es la asociación con experiencias desagradables, como por ejemplo castigar o llamar la atención porque rompió un florero mientras se encuentra dentro de ésta.

La bandeja sanitaria debe estar ubicada en un lugar tranquilo, de fácil acceso y debe estar lejos del agua y alimento.

Debe haber un adecuado número de bandejas según la cantidad de gatos en el ambiente.

La bandeja debe ser de un tamaño adecuado para el gato, de una altura accesible y preferentemente debe ser abierta. Es importante tener en cuenta que últimamente es habitual ver en el comercio bandejas cerradas (con techo), lo cual es más cómodo para los dueños, pero en general no son de preferencia de los gatos ya que se acumula el olor a orina dentro de la bandeja y además hay sólo una vía de escape.

Los casos de micción inadecuada también pueden deberse a ansiedad por separación o falta de aprendizaje, aunque su presentación es menos frecuente. En el caso de ansiedad por separación puede que el único signo sea la micción inadecuada y es común que los lugares de micción sean la ropa del propietario.

En resumen, en el caso de la eliminación inadecuada el gato toma una posición de micción normal, orina en gran volumen, sobre superficies horizontales y se puede asociar principalmente a una mala higiene de la caja sanitaria, a cambios en el sustrato y a cambios en la ubicación de la caja.

Tratamiento

  • Limpieza diaria estricta de la caja de arena, cambiando la arena al menos 1 vez por semana

  • Tener adecuado número de cajas (1 por gato + 1)

  • Usar la arena de preferencia del gato (debemos evaluar la presentación de la secuencia de movimientos durante la micción)

  • Utilizar bandejas sanitarias descubiertas

  • Ubicar la bandeja sanitaria en un lugar tranquilo y de fácil acceso

  • Provocar aversión al área de micción inadecuada

  • NO castigar

En general, la respuesta utilizando este tipo de manejos que son sencillos es muy buena y desaparece el problema en pocos días. El uso de drogas para este tipo de problema no se indica ya que el paciente presenta un comportamiento normal, pero su localización es la inadecuada. Sí se utilizan, cuando el estrés es el que origina la falta de uso de la bandeja sanitaria.


-By María Paz Iturriaga Abarzúa